miércoles, 7 de febrero de 2018

La clave de la productividad: hacer más por menos

¿Cuántas veces la cantidad de trabajo que tienes te ha desbordado de tal manera que has preferido ver pasar las horas, contemplando el reloj como si nada? Pues que sepas que existen personas que nunca pasarán por esta situación. Esas para las que el día parece tener 25 horas, como mínimo. ¿Quieres saber cómo lo hacen? Te lo voy a contar a continuación.

Ese tipo de personas a las que me refería al final del anterior párrafo no tienen superpoderes ni nada por el estilo: simplemente son más productivas, saben hacer más por menos.

¿El truco? La organización. Para ello existen una serie de claves que, si las cumples, te convertirán en una persona como ellas. Son las siguientes:

· Alejarte de su grandes enemigos en la jornada laboral. El más importante, sin duda, las redes sociales. Esto es, el Facebook, el Twitter… Que si mirar lo que ha colgado este otro o la foto de aquella otra… Una pérdida de tiempo que afecta a tu rendimiento laboral. ¿Sabías, por ejemplo, que existen apps para bloquear el acceso a las redes sociales? ¡Lo que necesitas para centrarte únicamente en tu trabajo!

· Desarrolla el trabajo por encima, a modo de borrador, como creas que debería quedar, y después remátalo con objetivo a su visto bueno o presentación. Una manera de avanzar y de mantener las tareas al menos hechas. Luego te costará mucho menos rematarlas tal y como quieres.

· Dormir bien y mejor. Ser productivo es cuestión de descansar bien la noche anterior. Así de simple.

· A la hora de participar en las reuniones del trabajo, acude con una libreta y recoge notas según el tema o proyecto a debatir de una manera esquemática: dos columnas en una hoja. En la de la izquierda, el tema de la reunión y en la de la derecha, todos los aspectos relacionados con ellas. Luego lo tendrás más claro a la hora de pasar lo tratado a limpio, o para organizarte de cara a lo expuesto en la reunión.

· No te agobies si el proyecto o trabajo a acometer es demasiado grande. Afróntalo por partes más pequeñas, así te será más sencillo enfrentarte a él cuando llegue el momento.

· Y organízate, prioriza tus tareas empezando siempre por las más importantes, por las que requieren más atención o prisa. Las restantes, para cuando hayas acabado estas primeras.

FUENTE: Business Insider

No hay comentarios:

Publicar un comentario